sábado, 24 de abril de 2010


No encontré palabras esta vez para poder decir qué significas para mi.
Tu oración me acompaña a donde voy, por ti soy lo que soy.
Bendita madre, aquí estoy, tu palabra es aliento, de tu amor me alimento.
Tu luz es mi guía, nunca te olvidaría ... pero cómo olvidar si me enseñaste a volar.
Si hoy por ti puedo andar, camino sin tropezar.
Pero cómo olvidar si entre tus brazos soñé, y en la cuna de tus manos yo desperté.
Si el dolor perturba mi corazón tú abrazas la razón y emprendes tu canción.
Y cuando ya no estemos más aquí si he de volver a vivir, quiero nacer de ti .

No hay comentarios:

Publicar un comentario